Inicio > Internacional > Inmunología
Immunobiology

12.10.2022

Inmunología: la lactancia materna confiere factores inmunoprotectores al bebé y lo ayuda a desarrollar su propio sistema inmunológico.

La lactancia materna es hoy en día más importante que nunca, tanto por ser la alimentación óptima para el niño, por un lado, y por otro lado, debido a su importante rol para el sistema inmunológico humano.

¿Qué saben los padres?

La mayoría de los padres saben sobre el impacto de la lactancia materna en la salud de los bebés, pero poco sobre el sistema inmunitario inmaduro y la manera en la cual la lactancia materna le ayuda a fortalecer y a madurar.

De hecho, la lactancia materna no solo fortalece el sistema inmunológico del niño, sino que la leche materna también contribuye a su desarrollo. La lactancia materna aporta al niño numerosos factores inmuno-protectores: específicos (adaptados al entorno de la madre y del niño) y no específicos (los que están presentes en la composición básica de la leche materna desde el principio, como los IgA, las citokinas, los oligosacáridos humanos (alrededor de 200), las proteínas que matan tumores y muchos otros cuya lista es larga (ver más abajo).

Los conocimientos y la investigación sobre el papel dinámico, los efectos protectores y fisiológicos-inmunitarios de la leche materna revelan el papel y el impacto duradero sobre la salud del niño amamantado – salud del futuro adulto.

Covid-19, la lactancia materna y el sistema inmunológico

Varios estudios han demostrado que la madre lactante transfiere a su hijo inmunoglobulinas (IgAs) y anticuerpos específicamente dirigidos al coronavirus del SARS-CoV-2.

Olearo et al (2022) señalan: «Los anticuerpos de la leche materna en todos los grupos mostraron capacidades neutralizantes contra un aislado temprano del SARS-CoV-2 pandémico (HH-1) y, además, también contra la variante Omicron, aunque con un título de anticuerpos más bajo».

  • Olearo F et al. Anti-SARS-CoV-2 antibodies in breast milk during lactation after infection or vaccination: A cohort study. Sept 2022 https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/36029724/
  • Didikoglu A et al. Early life factors and COVID-19 infection in England: A prospective analysis of UK Biobank participants (Feb 2021) https://doi.org/10.1016/j.earlhumdev.2021.105326 “Las probabilidades de contraer la COVID-19 fueron 12 % más bajas entre los encuestados que fueron amamantados cuando eran bebés”.
  • Pace et al COVID-19 and human milk: SARS-CoV-2, antibodies, and neutralizing capacity in Milk produced by women with Covid-19 (2020, Oct 21)https://journals.asm.org/doi/10.1128/mBio.03192-20#
  • Tong et al, Mother’s Milk May Inhibit COVID-19 (2020, Sept 29) https://www.medscape.com/viewarticle/938228?nlid=137631_2046&src=WNL_mdplsnews_201002_mscpedit_peds&uac=104320SJ&spon=9&impID=2599391&faf=1 La leche materna podría ayudar a tratar o prevenir el coronavirus.
  • Van Keulen et al, Breastmilk; a source of SARS-CoV-2 specific IgA antibodieshttps://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.08.18.20176743v1 La investigación hasta ahora parece respaldar esto. Los científicos de la Universidad de Amsterdam dicen que han encontrado múltiples líneas de evidencia  sobre la presencia de una variedad de anticuerpos que son efectivos contra el SARS-CoV-2 en la leche materna de mujeres afectadas por la corona, sin que tales anticuerpos estén presentes en los controles.
  • Groß R, Conzelmann C, Müller JA, Stenger S, Steinhart K, Kirchhoff F, Münch J. 2020. Detection of SARS-CoV-2 in human breastmilk. Lancet 395:1757–1758. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32446324/
  • Buonsenso D, Costa S, Sanguinetti M, Cattani P, Posteraro B, Marchetti S, Carducci B, Lanzone A, Tamburrini E, Vento G, Valentini P. 2020. Neonatal late onset infection with severe acute respiratory syndrome coronavirus 2. Am J Perinatol 37:869–872. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32359227/
  • Kirtsman M, Diambomba Y, Poutanen SM, Malinowski AK, Vlachodimitropoulou E, Parks WT, Erdman L, Morris SK, Shah PS. 2020. Probable congenital SARS-CoV-2 infection in a neonate born to a woman with active SARS-CoV-2 infection. CMAJ 192:E647–E650. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32409520/
  • Tam PCK, Ly KM, Kernich ML, Spurrier N, Lawrence D, Gordon DL, Tucker EC. 2020. Detectable severe acute respiratory syndrome coronavirus 2 (SARS-CoV-2) in human breast milk of a mildly symptomatic patient with coronavirus disease 2019 (COVID-19). Clin Infect Dis doi: https://academic.oup.com/cid/article/72/1/128/5848850
  • Chen H, Guo J, Wang C, Luo F, Yu X, Zhang W, Li J, Zhao D, Xu D, Gong Q, Liao J, Yang H, Hou W, Zhang Y. 2020. Clinical characteristics and intrauterine vertical transmission potential of COVID-19 infection in nine pregnant women: a retrospective review of medical records. Lancet 395:809–815. https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)30360-3/fulltext
  • Fan C, Lei D, Fang C, Li C, Wang M, Liu Y, Bao Y, Sun Y, Huang J, Guo Y, Yu Y, Wang S. 2020. Perinatal transmission of COVID-19 associated SARS-CoV-2: should we worry? Clin Infect Dis https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32182347/
  • Lackey KA, Pace RM, Williams JE, Bode L, Donovan SM, Järvinen KM, Seppo AE, Raiten DJ, Meehan CL, McGuire MA, McGuire MK. 2020. SARS‐CoV‐2 and human milk: what is the evidence? Matern Child Nutr 16:e13032. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32472745/
  • Dong Y, Chi X, Hai H, Sun L, Zhang M, Xie W-F, Chen W. 2020. Antibodies in the breast milk of a maternal woman with COVID-19. Emerg Microbes Infect 9:1467–1469. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32552365/
  • Fox A, Marino J, Amanat F, Krammer F, Hahn-Holbrook J, Zolla-Pazner S, Powell RL. 2020. Robust and specific secretory IgA against SARS-CoV-2 detected in human milk. iScience 23:101735. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33134887/
  • Chambers C, Krogstad P, Bertrand K, Contreras D, Tobin NH, Bode L, Aldrovandi G. 2020. Evaluation for SARS-CoV-2 in breast milk from 18 infected women. JAMA 324:1347–1348. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32822495/

Microbiota

La lactancia materna construye y nutre la microbiota del niño, la leche materna actúa sobre la flora intestinal y las mucosas, dos importantes filtros protectores frente a los agentes patógenos y los virus. Como escribió el investigador Lars A Hanson ya en 2004: la lactancia materna protege al bebé, y además, lo nutre: “Los principales componentes de la leche humana no están principalmente para nutrir, sino para defender al bebé”. (en Inmunobiology of Human Milk: How Breastfeeding protects babies, 2004).

Timo

Durante los 2 primeros años, el timo del niño amamantado tiene un tamaño excepcional, es el “órgano” que produce los linfocitos T o linfocitos “asesinos” de las células infectadas y que por tanto juega un papel importante en la lucha contra los ataques inmunitarios. En el niño no amamantado, el tamaño del timo es solo la mitad.

HAMLET

El complejo proteína-lípido HAMLET (Human alpha-lactalbumin made lethal to tumor cells) tiene un amplio espectro de actividad contra las células cancerosas de diferente origen. (Ho et al. 2017)

Propiedades antivirales

El gesto de amamantar significa algo más que la transferencia nutritiva de leche humana. Se trata de un proceso biológico dinámico que requiere un estrecho contacto entre la madre y el bebé para que la madre produzca factores de protección a través de su tejido mamario en respuesta a su entorno y a su propia exposición a agentes infecciosos.

Lista de factores inmunoprotectores transmitidos al niño a través de la lactancia

  • alfa-lactoalbúmina (variante)
  • alfa-lactoglobulina
  • alfa2-macroglobulina (similar)
  • ß-defensina-1
  • Bifidobacterium bifidum
  • Carbohidrato
  • Caseína
  • CCL28 (CC-quimiocina)
  • Sulfato de condroitina (-similar)
  • Complemento C1-C9
  • Folato
  • Componente secretor libre
  • Oligosacáridos fucosilados
  • Gangliósidos GM1-3, GD1a, GT1b, GQ1b
  • Glicolípido Gb3, Gb
  • Glicopéptidos
  • Glicoproteínas (manosiladas)
  • Glicoproteínas (similares a receptores)
  • Glicoproteínas (que contienen ácido siálico o galactosa terminal)
  • Inhibidores de la hemaglutinina
  • Heparina
  • IgA y IgA secretora
  • IgG
  • IgM
  • IgD
  • Kappa-caseína
  • Lactadherina (glucoproteína asociada a mucina)
  • Lactoferrina
  • Lactoperoxidasa           Antígenos de Lewis
  • Lípidos
  • Lisozima
  • Células de leche (macrófagos, neutrófilos, linfocitos B y T)
  • Mucina (muc-1; membrana de globulina de grasa láctea)
  • Macromoléculas no inmunoglobulínicas (grasa láctea, proteínas)
  • Oligosacáridos (aprox. 200 oligosacáridos humanos conocidos hasta la fecha)
  • Fosfatidiletanolamina
  • (Tri a penta) beta-caseína fosforilada
  • Prostaglandinas E1, E2, F2 alfa
  • RANTES (CC-chemokine)
  • Ribonucleasa
  • Inhibidor de la proteasa leucocitaria secretora (proteasa antileucocitaria; SLPI)
  • Glicoproteínas de ácido siálico
  • Oligosacáridos sialilados
  • sialillactosa
  • Sialiloligosacáridos en sIgA (Fc)
  • Receptor de reconocimiento de patrón bacteriano soluble CD14
  • Molécula de adhesión intracelular soluble 1 (ICAM-1)
  • Molécula de adhesión de células vasculares soluble 1 (VCAM-1)
  • Sulfatido (sulfogalactosilceramida)
  • Inhibidor de tripsina
  • vitamina a
  • vitamina B12
  • Xantina oxidasa (con hipoxantina añadida)
  • Zinc

Comparación de leche materna y leche artificial (descargar)

Diferencia entre lactancia materna y “transferencia de leche materna”

La lista de factores inmunocompetentes transmitidos de la madre al hijo a través del gesto de amamantar es en sí misma considerable pero sólo revela parte del funcionamiento de la lactancia materna: no se trata de un conjunto estático de ingredientes, sino de un líquido biológico resultante de una producción continua y dinámica durante la lactancia y del contacto piel con piel madre-hijo.

En otras palabras, la adaptación finamente matizada de la leche materna es el resultado de un diálogo continuo entre el entorno microbiano de la madre y el de su hijo. Así, además de los muchos factores inmunológicos no específicos transmitidos, la madre proporciona agentes antiinfecciosos y factores inmunológicos dirigidos a su hijo.

Por lo tanto, hay una diferencia entre

  • La lactancia materna con contacto piel a piel, una interacción entre madre y bebé y la transferencia por la lactancia de anticuerpos de la madre y de agentes anti-infecciosos, y
  • La alimentación con leche materna extraída a través de una máquina y luego almacenada de una forma u otra (refrigerada, congelada, pasteurizada, liofilizada).

Dicho esto, la leche materna, en cualquier forma que esté (exprimida cruda, extraída pasteurizada, leche de donante individual o mezcla de leche materna, etc.), siempre será superior a la leche artificial (o producto infantil) que corre el riesgo de contaminarse desde la producción (ver aquí ) y/o por la preparación de biberones (siga las Directivas de la OMS para la preparación, el almacenamiento y la manipulación)

Lactancia materna e informaciones epigenéticas

La lactancia materna también proporciona información epigenética al niño en forma de células madre maternas, de hormonas y de mensajeros miARN que desempeñan un papel importante en el metabolismo y la protección contra las enfermedades no transmisibles (ENT), conocidas como “enfermedades de civilización” (obesidad, diabetes, cáncer, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, etc.). Lancet Breastfeeding Series 2016

En un estudio del 2017, Melnik & Schmitz lo describen de la siguiente manera: “Cada vez hay más pruebas de que la leche actúa como transmisor o relevo entre el genoma de la lactancia materna y la regulación epigenética de los genes receptores de la leche. . […] Como la leche materna protege contra las enfermedades de la civilización en la vejez, la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y continuar con la lactancia materna durante al menos los dos primeros años. »